Mecanismos anticancerigenos de la linaza

Una dieta variada y saludable y la actividad física son los pilares para la prevención del cáncer. La prevención del cáncer debería ocurrir a lo largo del curso de la vida, comenzando con la dieta de la madre durante el embarazo y continuando a travésde la infancia y la adolescencia hasta la edad adulta. La linaza proporciona fibra dietética, grasa omega-3 y lignanos a una dieta saludable.

 

Los efectos anti-cancerígenos de la linaza se derivan de sus acciones relacionadas ó no con las hormonas. Los lignanos de la linaza ejercen acciones relacionadas con las hormonas al competir con los estrógenos por adherirse al receptor de estrógenos y al inhibir la enzima aromatasa, la cual convierte los andrógenos en estrógenos. Los lignanos mamíferos derivados de la linaza inhiben la aromatasa en las líneas de células del cáncer de mama en los humanos.

La acciones no relacionadas con las hormonas incluyen la reducción de  aberraciones nucleares y el daño genético; la proliferación de células; la producción de prostaglandina E2 (PGE2), la cual es un eicosanoide que asegura la proliferación de células y la metástasis; la producción de factores de crecimiento como el factor de crecimiento endotelial vascular que promueve la formación de nuevos tubos capilares para suministrar al tumor (un proceso denominado angiogénesis); y la producción del factor de crecimiento de tipo insulina, el cual promueve el crecimiento del tumor.

La linaza también incrementa la apóptosis de las células, la cual inhibe la proliferación de células y el crecimiento del tumor. Asimismo, los lignanos de la linaza tienen efectos antioxidantes.

 
La linaza en la dieta para la prevención del cáncer
Aunque la información disponible es escasa, existe evidencia, principalmente de  estudios aplicados en animales, de que la linaza tiene efectos anti-cancerígenos. Debido  a la evidencia contundente de que la dieta y la actividad física son factores determinantes del riesgo de cáncer, una manera lógica de prevención del cáncer incluye las siguientes estrategias no ajustadas a un tiempo determinado: Ser físicamente activo;
mantener un peso saludable; y consumir una variedad de alimentos en un programa de  dieta balanceada, incluyendo cantidades amplias de granos enteros, cereales, frutas, verduras y grasas y aceites saludables con moderación. El agregar un poco de  linaza a la dieta diaria proporciona grasa omega-3, lignanos y fibra dietética, y puede  ayudar a reducir el riesgo de cáncer.